lunes, 17 de agosto de 2009

Como el primer día


Fui el primero en verte, tenías dos corazones en lugar de ojos y una estrella en vez de corazón. Ellos son el espejo donde veo las virtudes y lo diminuto de mi ser, son mi templo y sus jardines, el nicho donde me refugio para nunca salir de ti.

Has sido bing bang y punto de encuentro en las encrucijadas de mi interior, la mariposa que siempre quise atrapar con un beso. Tu voz es mi guía en lo etéreo, la melodía que rasga mis percepciones y pulveriza mis huesos.

Te he visto caminar sobre el agua y columpiarte en las nubes pero a nadie se lo cuento, es un secreto que te susurro cuando estás dormida y la profundidad de tus ojos ha rebasado los misterios del universo.

El temor de contemplar directamente a los eclipses se esfumó con tu llegada, desde entonces, retar a la ceguera no es osadía sino necesidad. Les has dado luz a mis venas, a mis pensamientos y a los laberintos de mi realidad.

Recuerdo cuando te conocí, llorabas intensamente en mi pecho y me hacías llorar, tus ojos oscuros me veían detenidamente sin mirarme; me sentí vulnerable porque sabía que tú sabías quien era yo, o lo intuías. Te quise tanto, te quise desde siempre, desde antes de saberte posible.

Me embruja tomar tu mano tan suave, tan diminuta, tan necesaria para recorrer la vida; pero tú has cambiado, ahora prefieres ir sola aunque no lo hagas. Te alejas sin distanciarte un milímetro de mi ser. Sé que no necesariamente te mantendrás a mi lado, pero yo estaré siempre al tuyo: eres el sendero donde conceptos como incondicional y eterno son posibles.

Hoy que celebraste el rito de iniciación escolar, tu rostro reflejaba una emoción cercana a la incertidumbre, con inevitable capacidad de contagio. Durante esos instantes de sentimientos encontrados, recordé cuando me dijiste que siempre, siempre, aunque ya esté muerto, voy a ser tu papá. Al despedirme de ti en la escuela esta mañana, apretaste mi mano con ganas de nunca soltarla y yo volví a ser tan vulnerable como hace casi seis años, cuando te vi llegar al mundo con los ojos abiertos.

1 comentario:

Miguel Cálix dijo...

Abrázalos estrechamente, y después...déjalos ir!

Videogalería

México vs. EUA (Eliminatoria al Mundial 2010)

Resumen del dramático partido contra los gringos jugado el 12 de agosto en el Estadio Azteca, en el que México se jugaba la vida ...

Noruega vs. Escocia (Eliminatoria al Mundial 2010)

Ese mismo día, también Noruega se jugó su última carta para manterner sus posibilidades vivas para asistir a Sudáfrica.