viernes, 1 de agosto de 2008

¿El fracaso se aproxima?


A escasos días del inicio de la máxima justa deportiva veraniega (dejemos de lado al Mundial de Fútbol por un momento), éste es el momento perfecto para hacer las apuestas y tratar de contestar la inevitable pregunta: ¿cuántas medallas conseguirá México en los Juegos Olímpicos de Beijing?

La famosa revista deportiva Sports Illustrated estima que la delegación mexicana ganará 4 medallas: dos en clavados y dos en taekwondo, ni una de ellas de oro. A mí me parece que el análisis no está lejos de la realidad, y en una de esas, peca un poco de optimista.

Nuestras mejores cartas están si lugar a dudas en los clavados, donde Paola Espinosa es candidata para ganar medalla, e incluso para colgarse una segunda presea en los clavados sincronizados junto con Tatiana Ortiz. El gran problema para estas dos excelentes clavadistas es que sus más temidas rivales son precisamente las chinas, quienes jugando de local difícilmente dejarán escapar el oro. No olvidemos lo ocurrido a Carlos Girón en Moscú 80, cuando le fue robada la medalla de oro para favorecer a un clavadista ruso, a quien incluso se le permitió que repitiera uno de sus clavados.

¿Qué hay de los otros deportes? En taeknowdo María Espinoza ya sabe lo que es ser campeona del mundo en su especialidad, misma hazaña que consiguió Everardo Quirino en el remo, quien por cierto es un admirable deportista que ha luchado contra todo tipo de adversidades. Seguro que ambos se colarán a las finales y tienen posibilidades de pelear por las medallas, pero la lucha no será nada fácil.

Y prácticamente es todo. Salvo alguna gran sorpresa en tiro con arco o boxeo, no podemos esperar mucho más de nuestros deportistas. Pero ¿porqué tiene que ser así? ¿porqué después de tan buena actuación en Sídney y un aceptable papel en Atenas, ahora las cosas pintan tan mal?

El problema está en la gente de pantalón largo. Los federativos que sólo están interesados en hacer carrera política o perpetuarse en sus puestos, burocracia, corrupción, ineptitud. Un Carlos Hermosillo que si como delantero era malo, como dirigente del deporte de México no tiene nada que hacer. Un tal Jorge Toussaint que simplemente destrozó el poco basquetbol que se jugaba en México, todo por intereses personales. Asociaciones que nombran a los federativos de su conveniencia, en vez de colocar a gente capaz. No existe el interés por descubrir y generar talentos, por preparar buenos entrenadores, por renovar las instalaciones que ya se caen de viejas.

Noruega, un país con 4 y medio millones de habitantes, ganó 5 medallas de oro en Atenas. ¿Se imaginan el potencial que existe en México, la cantidad de medallas que se podrían ganar si las cosas se hicieran, ya no digamos bien sino medianamente?

Pero como siempre, los deportistas mexicanos que sobresalgan en Beijing lo harán gracias a su esfuerzo individual, el apoyo de sus padres y en algunos casos de sus entrenadores, porque el apoyo institucional, ese simple y sencillamente no existe.

5 comentarios:

Miguel Cálix dijo...

Que daría por escuchar el himno de México en Beijing. Mi ultima vez fue cuando Soraya Jimenez hizo la proeza en el levantamiento de pesas. Ella rompió muchos esquemas y su triunfo ha motivado a muchas deportistas mexicanas. Espero que exista por ahí escondida otra campeona que nos sorprenda y nos demuestre que existe hambre de triunfo y que hay mexicanos dispuestos a pagar el precio de la victoria.

azg12 dijo...

Miguel, yo también deseo que vuelva a surgir otra Soraya Jiménez, Ana Guevara o un Tibio Muñoz, quienes sobresalieron por sí mismos en deportes poco desarrollados en México. Pero más que eso, deseo que algún día no muy lejano los resultados de nuestros atletas dependan del trabajo bien planeado y desarrollado por la CONADE y el COM, tal como se hace en países como Cuba, China o Estados Unidos, y no únicamente por el esfuerzo personal o familiar.

Guachichido dijo...

El espíritu de los Juegos olímpicos tiene su lado oscuro: los intereses políticos y económicos. Antes se hablaba de deporte amateur para desprestigiar los triunfos socialistas, hasta que se acabó la paciencia del capitalismo que perdía no únicamente en los escenarios deportivos sino en las ganancias y en la guerra fría, y entonces se permitió la participación de profesionales. Esta transición fue un aliciente para la declive en las delegaciones olímpicas mexicanas, donde también la corrupción dejó su nivel amateur.

Digo, nunca hemos sido ninguna potencia pero antes del profesionalismo olímpico al menos contabamos con andarines y pugilistas que marcaron historia a nivel mundial.

El mayor fracaso de la profesionalización del deporte olímpico mexicano, fue la reciente eliminación del representativo de futbol varonil. Ahí ni siquiera está el pretexto de falta de apoyo, pues todas las condiciones eran favorables, como nunca antes, según especialistas y medios, para que la selección de Hugo consiguiera sin problemas su clasificación. Es más, estoy seguro de que muchos, antes de iniciada la eliminatoria, ya pensaban en cuál de las tres preseas se conseguría en Beijing.

Total, ese triste episodio muestra que no basta con el apoyo y puntual trabajo de las instituciones encargadas del deporte, para lograr los tan anhelados triunfos.

Y estimado azg, me parece que Hermosillo no fue mediocre como futbolista. Ha sido el segundo mejor goleador en la historia del fut mexicano y jugó en Bélgica cuando a los mexicanos no se los llevaban a Europa con la facilidad de hoy en día, pero le faltó sobresalir con la selección en algún mundial, lo cual le fue imposible porque en el 94 ni a la cancha entró a pesar de haber sido el mejor rompe redes por tres temporadas consecuivas. Ya desde entonces traía afilado su apetito poítico y no se lo perdonaron ni sus entrenadores ni la federación.

Ahora que no sé, tal vez te resulte antipático por el pleito que agarró con Ana Guevara, otra destacada deportista que fuera de la pista no ha sabido moderar la velocidad de sus palabras, aunque al público le agrade su bravuconería.

Dejando de lado la grilla, mi apoyo a todos y cada uno de los deportitas que nos representarán en China.

azg12 dijo...

Que pasó mi guachichido, yo no dije que Hermosillo era mediocre como futbolista, sólo que era malo :-) No niego sus méritos, pero nunca me convenció, aunque acepto que puedo estar influenciado por su gol contra la UNAM en la final del 84-85.

Volviendo al tema, cierto, no bastan los apoyos oficiales, el dinero y la infraestructura no lo son todo, pero si se comenzará impartir una verdadera educación física desde las escuelas primarias, con el objetivo de formar atletas y no de salir al patio a marchar media hora, sería un gran inicio en la dirección correcta para contar con los resultados deportivos acordes a un país del tamaño y las características de México.

azg12 dijo...

No me gusta decir se los dije, pero... Hace una semana terminaron los Juegos Paralímpicos en Beijing. La delegación mexicana se colocó en el lugar 14 del medallero con 20 medallas, contra el lugar 36 y las 3 medallas que obtuvieron los atletas "sanos". A alguien le extraña?

Entiendo que resulte indignante que los atletas paralímpicos obtengan tan buenos resultados y nadie les haga caso (quién puede nombrar a dos de estos 20 medallistas?), mientras los sanos acaparan todos los reflectores, pero lo que no entiendo es la sorpresa de la gente por estos resultados.

Muchos hablan de la mentalidad derrotista y mediocre de nuestros atletas, de su falta de compromiso, de su falta de "agallas"... la verdad es que ya debemos de dejar de esperar el milagro de que un día ganemos 10 medallas de oro o el Mundial de futbol "echándole ganas" o "mentalizándonos". Los resultados positivos no se dan por coincidencia o milagro; mientras no exista la preparación adecuada, la planeación, el empleo de recursos y la formación de deportistas, seguiremos obteniendo este tipo de resultados mundial tras mundial, olimpiada tras olimpiada, así de simple.

Videogalería

México vs. EUA (Eliminatoria al Mundial 2010)

Resumen del dramático partido contra los gringos jugado el 12 de agosto en el Estadio Azteca, en el que México se jugaba la vida ...

Noruega vs. Escocia (Eliminatoria al Mundial 2010)

Ese mismo día, también Noruega se jugó su última carta para manterner sus posibilidades vivas para asistir a Sudáfrica.