lunes, 16 de junio de 2008

¿El gigante de CONCACAF?


El día de ayer, después de haber disfrutado de un dramático partido de fútbol entre las selecciones de Turquía y la República Checa, me dispuse a ver el inicio del camino de México a Sudáfrica 2010.

México enfrentó a Belice en el Reliant Stadium de Houston, ya que Belice prefirió jugar ahí como local para llevarse una lana en vez de hacerlo en su país. De esta manera, México contó con el apoyo de 60,000 connacionales residentes en el gabo para enfrentar a su "similar" de Belice. Eso de similar es un decir: mientras los futbolistas mexicanos ganan tranquilamente dos o tres millones de pesos al año (Oswaldo Sánchez gana dos millones de dólares por temporada), los jugadores de Belice lo son de medio tiempo: dos de ellos son estudiantes de prepa, dos trabajan para una empacadora de fruta, otro más es maestro de primaria. La federación de fútbol de Belice fue fundada apenas en 1980.

La pregunta no era si México iba a ganar, sino por cuántos goles; el escenario estaba dispuesto para la goliza y sin embargo el partido comenzó a un ritmo muy lento, con un Belice totalmente tirado atrás (qué otra les quedaba) y un México totalmente displicente. Comenzaron a pasar los minutos y México tocaba el balón sin mayor trascendencia, mientras Belice esperaba atrás a ver a qué hora se decidían los verdes a ir en serio al frente. Yo creo que los mismos beliceños estaban sorprendidos de ver lo apáticos que jugaron en esta ocasión los ratones verdes.

Fue desesperante ver este partido. Después de ver cómo los turcos se morían y dejaban todo en la cancha, nuestros compatriotas fueron a pasearse a Houston, con lujo de prepotencia y soberbia: al terminar el partido los jugadores de Belice pidieron a los mexicanos el tradicional intercambio de camisetas, pero ninguno de los verdes aceptó... supongo que los nuestros se fueron a casa muy satisfechos con el ridículo marcador de 2-0 a cuestas.

Desde luego que el Tri siempre ha sido la gallina de los huevos de oro de los dueños del balón; sin embargo, me parece que el constante bombardeo mediático de que la selección ha sido objeto ha llegado a tales niveles que los propios jugadores no han sabido (o podido, o querido) controlar; se sienten dioses, y el no darse cuenta de su nivel real es el primer obstáculo para poder, finalmente, destacar a nivel mundial.

¿Qué estará pensando Sven-Goran Eriksson en este momento?

5 comentarios:

Bubu dijo...

Hola azg12 muy bueno tu comentario, la neta ni sabía que iba a jugar México, donde ves los partidos, algun link que puedas rolar?

Gracias

azg12 dijo...

Muchas gracias bubu. Te recomiendo que cheques este sitio: http://www.myp2p.eu. Ahi te dan información de los eventos deportivos que puedes ver usando programas P2P. El de Mexico-Belice lo vi en la página de Bet365.com; la ventana es muy pequeña pero es mejor que nada. Suerte!

Juan Perro dijo...

"Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí".
Augusto Monterroso

Estimado azg, yo también ví parte de la épica demostración ofrecida por los turcos. La República Checa pagó caro su conformismo, el mismo Cech falló y Turquía disfrutó el renacimiento del Imperio Otomano.

Me parece que tu justificada decepción ante lo exhibido por el TRI (yo no ví el partido, aclaro), se debe en parte a que diste un salto drástico al pasar de la UEFA a CONCACAF. Sí, México sigue y seguirá perteneciendo a la Confederación de Fútbol Asociación de Norte, Centro América y el Caribe. El nivel futbolístico ejercido en esta zona rumbo a la justa mundialista, nada tiene que ver con lo mostrado en la Eurocopa de Naciones, el segundo evento en importancia después de la Copa Mundial de fútbol.

Concuerdo con tu observación acerca del bombardeo mediático del que son objeto los jugadores, provocando que pierdan ecuanimidad. Pero no son las únicas víctimas de la farándula creda por los medios en torno al balompié; el público se deja llevar por los comentarios imparciales de los locutores y las loas de los periodistas que ensalzan a la selección, muchas veces de manera gratuita, porque simple y sencillamente se trata de un negocio, el más grande dentro del mundo deportivo.

De ahí que nos vendan la ilusión de estar al nivel de Brasil y Argentina. Y claro, no niego que el TRI ha brindado excepcionales partidos ante estras potencias pero ese fenómeno, en el que las escuadras pequeñas suelen crecerse ante sus superiores, también se ha dado a la inversa, como sucedió en el torneo preolímpico, donde el exceso de confianza y la nula operancia futbolística del TRI, fueron superadas por la sed de triunfo de Guatemala.

La ausencia de México en los Juegos Olímpicos es un fracaso rotundo para nuestro fútbol, pero ello no hace mejor a Guatemala, a pesar de su victoria sobre los nuestros, como tampoco México es superior o igual a Brasil porque lo ha derrotado un par de ocasiones en torneos oficiales. A la hora de la verdad, cuando la única alternativa es el triunfo, la selección se ha entregado de lleno pero nunca ha superado la prueba. Ahí seguimos y nada garantiza que entremos al siguiente nivel, ni siquiera la presencia de Sven-Göran Eriksson y su contratación millonaria.

azg12 dijo...

De acuerdo contigo Juan Perro. Antes que nada, es importante ubicar a la selección en su realidad... ni tan malos como Belice o San Vicente, ni tan buenos como Holanda o Argentina; sin embargo, el que por "suerte geográfica" nos toque eliminarnos contra equipos del calibre de Honduras o El Salvador (con todo respeto para alguien que conozco que es socio del Barcelona), eso tampoco es justificación para no entregarse cuando se juega para el representativo nacional ante un estadio lleno. Por poner un ejemplo, los gringos le pegaron 8-0 a Barbados.
Ahora, el fenómeno alrededor del Tri no es exclusivo de nuestro país: a casi todas las selecciones se les exige igual que a la nuestra, y todas las aficiones son objeto de un bombardeo mediático sin igual, al menos entorno al deporte. Entonces: porqué México no puede dar ese salto y, finalmente, trascender? Es la solución la llegada de un entrenador sueco al frente del "equipo de todos"?
Eriksson ha sido muy criticado desde que iniciaron los rumores de su contratación. Jugadores, periodistas, directivos han argumentado desde "cómo nos vamos a entender si ni español habla?" hasta "él siempre ha entrenado en Europa y no entiende la idiosincracia del jugador mexicano". No sé porqué a veces los mexicanos nos sentimos tan especiales, como si sólo existiera México y el resto del mundo. Si el tipo ha sabido triunfar no solo en su país, sino dirigiendo a equipos de Italia y Portugal, algo sabrá de aclimatarse a otras culturas y otros idiomas. Además, triunfó con equipos relativamente "chicos". Por otro lado, y como Juan Perro comenta, cuando estuvo al mando de la selección de Inglaterra no hizo nada sobresaliente. Es Sven Goran Eriksson la mejor opción que había para dirigir al Tri? No lo creo, en lo personal yo me inclinaba por Frank Rijkaard, e incluso era de los que pensaba que Chucho Ramírez se merecía la oportunidad. Es tan mala la llegada de Eriksson como muchos piensan? No, creo que no lo es. Ya va siendo hora de que los jugadores seleccionados dejen de estar tan consentidos, con gente que les aguante sus caprichos (como cuando Osorio, Pavel y Salcido argumentaron que estaban muy cansados para jugar la Copa América). También es hora de dejar de lado eso de "necesitamos un técnico que entienda el futbol nacional"... la selección no va a jugar contra el Pachuca o el Atlas, va a enfrentarse a Inglaterra, Suecia u Holanda... y yo pienso que la mejor contribución que Eriksson puede hacer es utilizar su red para conseguir partidos amistosos contra verdaderas potencias europeas, en vez de jugar contra Perú en Los Angeles.

Guachichido dijo...

Satisfecho con la despedida de Chucho Ramírez, azg12? Ya veremos cómo le va al Tri con Canadá, Honduras y Jamaica, bajo el mando de Sven-Goran Eriksson.

Ojalá y encuentren el tono para evitar un nuevo relevo, sobre todo por temor a que regrese el insoportable de La Volpe o, incluso, el monólogo llamado Hego Chancez.

Videogalería

México vs. EUA (Eliminatoria al Mundial 2010)

Resumen del dramático partido contra los gringos jugado el 12 de agosto en el Estadio Azteca, en el que México se jugaba la vida ...

Noruega vs. Escocia (Eliminatoria al Mundial 2010)

Ese mismo día, también Noruega se jugó su última carta para manterner sus posibilidades vivas para asistir a Sudáfrica.